Trasfondo: La mitología de los Eldars

La Mitología Eldar es una antigua fuerza que mantiene unida a la raza Eldar, y que forma la base de su pensamiento sobre el pasado antiguo.

Había varios dioses en los mitos Eldar, pero todos menos tres (Cegorach, Isha y Khaine) fueron destruidos en la Caída de los Eldar. Se dice que un nuevo dios (Ynnead) está formándose a partir de las almas de los Eldar muertos en el interior de los Circuitos de Infinidad de los Mundos Astronave.

El Principio de los Eldar

Los Eldar son los hijos de Isha, la diosa de la cosecha, y Kurnous, el dios de la caza. Originalmente, los Eldar eran dirigidos por el héroe popular Eldanesh, quien los guió hacia muchas victorias contra enemigos de pesadilla como los Hresh-selain y los Autochtinii.

En los días antiguos, no había ninguna barrera entre los dioses y los mortales: las deidades caminaban entre los Eldar, enseñándoles y dirigiéndoles en una era de paz y prosperidad.

Las Lágrimas de Isha

Pero un día Lileath, la diosa doncella, soñó que los Eldar causarían la destrucción de Khaine, el dios de la guerra. Como Lileath era famosa por sus sueños proféticos, Khaine se lo tomó muy en serio, y decidió borrar la raza Eldar de la galaxia antes de que ellos pudieran destruirle. La subsiguiente matanza fue de tales proporciones que Isha, diosa de la tierra, pidió a Asuryan que la detuviera. Asuryan lo hizo, y creó una barrera entre los Eldar y sus dioses, separándolos para siempre, y decretó que ningún dios debía intervenir o comunicarse con los Eldar nunca más. De este modo, la guerra de Khaine contra los Eldar se detuvo, por un tiempo.

Sin embargo, esto fue demasiado para Isha y su consorte Kurnous. Ambos amaban a sus hijos los Eldar, y no podían soportar estar separados de ellos. Hablaron con Vaul, el dios herrero, y le contaron sus penas, y el amable Vaul aceptó ayudarles. Con la ayuda de Vaul, forjaron piedras espirituales mediante las cuales los Eldar mortales podrían comunicarse con los dioses. Con estas piedras, Isha y Kurnous pudieron continuar enseñando y guiando a sus hijos mortales en secreto.

Desafortunadamente, la paz no duraría mucho, pues un día Khaine se encontró con la pareja mientras se comunicaban con los Eldar, y avisó directamente a Asuryan. Aunque Asuryan sentía simpatía por Isha y Kurnous, habían roto sus leyes, y reticentemente aceptó entregar a ambos dioses a Khaine para que este hiciera lo que quisiese con ellos.

La Guerra Celestial

Khaine torturó a Isha y Kurnous, utilizando todas las artes crueles que conocía. Muchos dioses pensaban en secreto que Khaine estaba yendo demasiado lejos, y apoyaban a Isha y Kurnous, pero solo uno tuvo el valor de defenderlos en público. Vaul pidió su liberación, y finalmente él y Khaine llegaron a un acuerdo: en un año, Khaine soltaría a Isha y Kurnous a cambio de cien espadas. Vaul era un herrero tan hábil que una sola de sus espadas era de un valor incalculable: un mortal armado con una Espada de Vaul podría enfrentarse a mil con armas mundanas.

Vaul se puso inmediatamente a trabajar con alegría. Desafortunadamente, cuando acabó el año, sólo había terminado noventa y nueve espadas, lo que dejaba el trato incumplido. Entonces Vaul tomó una espada normal y la mezcló con las otras, confiando en que Khaine no se diera cuenta. Cuando se las entregó, Khaine estaba tan contento con las armas que liberó a Isha y Kurnous de inmediato, embelesándose en la habilidad con que las espadas habían sido hechas. Sólo descubrió la única espada inferior cuando Isha y Kurnous hacía mucho tiempo que se habían ido.

Khaine rugió de ira, llamando a Vaul tramposo, mentiroso y ladrón. Partió de inmediato en busca de Vaul para hacerle pagar. Las guerras que siguieron dividieron a los dioses, en un combate sangriento entre los partidarios de Vaul y los de Khaine que duró una eternidad. Los dioses cambiaban de bando, y se realizaban grandes hazañas y perfidias en ambas partes, mientras la guerra era imitada por los Eldar mortales en su reino. Asuryan nunca tomó un partido, contemplando impasible la carnicería y lamentándose por su impetuosidad al sentenciar a Isha y Kurnous. [Nota: Esta no es la única historia que habla de las cien espadas, otra cuenta que los Eldar y Khaine fueron a la guerra contra los Necrones y perdieron debido a la espada falsa.]

Anaris

Vaul volvió a forjar la última espada, aquella que no había logrado terminar para Khaine, la mayor de todas, y la llamó Anaris. Armado con esta arma, Vaul se adelantó para luchar contra Khaine. Fue una larga y dura batalla, pero incluso con Anaris, Vaul no era rival para el dios guerrero. Khaine derribó a Vaul, mutilando al herrero y encadenándolo a su propio yunque.

Sin embargo, el halcón, Faolchú, consorte del Gran Halcón, quien había luchado por Vaul, tomó la espada Anaris y se la entregó directamente a Eldanesh, el mayor de los Eldar mortales. Con Anaris en la mano, Eldanesh de la Luna Roja retomó el combate y se enfrentó a Khaine en solitario. Eldanesh luchó bien, pero al final también fue derrotado por Khaine, con su cuerpo aplastado por el dios de la guerra. Al matar a Eldanesh, las manos de Khaine empezaron a gotear sangre roja, y desde entonces fue conocido como “Khaela Mensha Khaine”, Khaine de la Mano Ensangrentada. Asuryan había visto suficiente y declaró el fin de la guerra. Khaine, completada su venganza, abandonó satisfecho el campo de batalla.

La Caída de los Dioses

Miles y miles de años más tarde, cuando la raza Eldar viajó por las estrellas y forjó un gran imperio, se fue volviendo decadente e indulgente. Sus pensamientos y emociones se fusionaron en la Disformidad en un nuevo y letal dios: Slaanesh. El nacimiento de Slaanesh y la Caída de los Eldar anunciaron el fin del panteón Eldar.

Slaanesh asesinó cruelmente a los dioses Eldar: Lileath, Asuryan y hasta la vieja y ciega Morai-Heg cayeron ante él. Khaine, el más poderoso guerrero entre los dioses, se enfrentó a Slaanesh, pero fue derrotado y capturado por La Sedienta. Khaine se enfrentó a Slaanesh por la posesión del dios vencido, y en la pelea Khaine fue destrozado en pedazos y expulsado de la Disformidad, convirtiéndose sus fragmentos en Avatares. Así se cumplió la profecía de Lileath, y los Eldar fueron la causa de la destrucción de Khaine, incluso aunque él luchó para salvarlos.

Hacia el final de la guerra celestial, se cree en un Mundo Astronave que cuando Slaanesh reclamó para sí a Isha, Nurgle escuchó sus gritos de socorro y la rescató. Nurgle sacó a Isha de las fauces de Slaanesh, y ahora está encerrada en su cámara del caldero, donde le hace probar todos los venenos y plagas que diseña. Si los resultados le agradan, vacía el caldero en un desagüe sin fondo, haciendo llover su letal contenido sobre los mundos de los mortales. Si no le gustan, se traga la mezcla, la vuelve a vomitar al caldero y empieza de cero. Se dice que mientras Nurgle está ocupado con sus plagas, Isha susurra a los mortales intentando revelarles las curas para los venenos que ha probado.

Es importante recordar que la Guerra Celestial podría ser sólo un mito, y no un hecho histórico; los Eldar creen en ella, pero como un mito religioso. Sin embargo, los “Dioses” sí existen en el universo, a menudo como la manifestación psíquica del inconsciente colectivo de un grupo de psíquicos acumulado a lo largo del tiempo. Slaanesh fue creado así, y el nuevo dios Eldar Ynnead está formándose ahora mismo. Los C’Tan (o Dioses Estelares) son criaturas del plano material, pero son increíblemente poderosas y se alimentan de la energía de las estrellas y las almas.

Dioses

Se considera que el Panteón de los Eldar fue destruido por la creación de Slaanesh. Aunque los Eldar aún los reverencian y preservan sus historias en los ciclos míticos, no buscan su ayuda ni esperan ya su intervención nunca más.

  • Asuryan: A veces llamado “Rey Fénix”, Asuryan era el rey del panteón de los dioses Eldar. Aunque los ciclos míticos parecen indicar que mantenía un influjo sobre todos los demás dioses, fue consumido de todas formas por Slaanesh. Es representado a menudo con fuego y luz, sus símbolos principales.
  • Gea (o Gia): Consorte de Khaine y Asuryan.
  • Hoec.
  • Cegorach (o el Dios Que Ríe), Dios de los Arlequines: Es el otro dios superviviente del Panteón, del cual era el tramposo y el artista. Cuando todos los otros dioses fueron destruidos, Cegorach huyó de Slaanesh hasta que Khaine se alzó para batallar con él. Entonces, El Dios Que Ríe aprovechó la oportunidad para escapar al reino de la Telaraña, pues era el único que conocía todos los secretos de sus pasadizos. Amo de los Arlequines Eldar, Cegorach es el único dios Eldar que aún conserva su forma original.
  • Isha: Madre de la raza Eldar, Isha es una diosa de la fertilidad en muchos aspectos. Fue apresada por Khaine durante un tiempo, hasta que Vaul pagó su liberación. Es representada a menudo llorando, y su símbolo es un ojo lloroso, que simboliza su pena al verse separada de sus hijos mortales. Se dice que sus lágrimas fueron convertidas en piedras espirituales por Vaul, para que pudiera comunicarse con sus hijos. Se rumorea además que fue rescatada de las fauces de Slaanesh por Nurgle, y que actualmente es su prisionera.
  • Kaela Mensha Khaine: Dios de la Guerra.
  • Kurnous: Dios de la Caza, Padre de la raza Eldar y compañero de Isha. Es representado a menudo con perros, halcones y otros elementos relacionados con la caza.
  • Lileath (o Lilcarth) la Doncella: Diosa de los Sueños.
  • Morai-Heg, la Parca: Diosa del Destino/las Almas.
  • Vaul el Artífice: Es uno de los dioses centrales del Panteón, y enemigo de Khaine. Es representado a menudo encadenado a su yunque, por el castigo que le impuso Khaine por haberle engañado.
  • Ynnead, Dios de los Muertos: Un dios en potencia formado a partir de las almas de los Eldar muertos contenidas en el Circuito de Infinidad. Ynnead representa la última y débil esperanza de los Eldar de derrotar a Slaanesh. Los Eldar creen que las almas contenidas en los Circuitos de Infinidad de todos los Mundos Astronave están formando un nuevo dios que podrá derrotar a Slaanesh y librar a su alma racial de la extinción. Aun así, las almas contenidas en los Circuitos solo pueden desplegar un poder mínimo comparado con Slaanesh, y por eso los Eldar creen que una vez que todos los Eldar hayan muerto y sus almas se hayan combinado en lo que llaman Ynnead, tendrá este el poder de enfrentarse y derrotar finalmente a Slaanesh.

Información sacada de Wikihammer 40k.

Anuncios

6 pensamientos en “Trasfondo: La mitología de los Eldars”

  1. Buenísimo. Lo único es que Morai-Heg en realidad era una Diosa anciana y no un Dios. El resto como viene siendo costumbre, impecable.
    Dentro de los eldars los arlequines siempre han sido mis preferidos. Ellos acostumbran a hacer “representaciones teatrales” recordando a los mundos astronave sus orígenes, dando preferencia precisamente a estas historias mitológicas. Ellos representan estas deidades como quien dice de “forma psicótica”. Es decir: el eldar “actor” que haga el rol de un Dios, en las funciones teatrales, siempre será el único rol que asumirá en todo momento. Tanto en escena como fuera de ella, llegando a creerse con el tiempo (y posiblemente siendo) auténticos avatares de Deidades fragmentadas, ocultas, muertas u olvidadas…

    Me gusta

    1. Esto ya es una interpretación personal, pero creo que queda bastante bien, relacionar cada Deidad Eldar con un color.
      Asuryan: Azul
      Gea (o Gia): Rosa
      Cegorach: Amarillo
      Isha: Verde
      Kaela Mensha Khaine: Rojo
      Kurnous: Marrón
      Lileath (o Lilcarth) la Doncella: Diosa de los Sueños. Blanco
      Morai-Heg, la Parca: Dios del Destino/las Almas. Gris
      Vaul el Artífice: Naranja
      Ynnead, Dios de los Muertos: Negro
      Slannesh Púrpura.
      Algo así se puede ver en:
      http://z3r-river-eng.blogspot.ru/2013/09/eldar-harlequins.html
      y muchas cosas eldars (y no eldars) espectaculares más…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s