Trasfondo: Los Ancestrales

Los Ancestrales son notables por ser la primera forma de vida inteligente de la galaxia, así como la primera raza que cruzó el mar de estrellas.

Se dice que tenían una sabiduría lenta, de sangre fría, y que estudiaron las estrellas hasta convertir la astrología y la astronomía en una ciencia arcana. Fue su entendimiento del universo lo que les permitió manipular las dimensiones alternativas, y se sabe que participaron en grandes obras de ingeniería psíquica.

En algún punto indeterminado, crearon la Telaraña, para que sirviese de conducto por el que viajar a los mundos apartados sin tener que depender de las mareas de la Disformidad. Tan avanzada era su ciencia, que tenían la capacidad de cruzar grandes espacios de la galaxia con un solo paso, mediante los Portales de la Telaraña, y de este modo lograron extenderse por muchos otros sitios.

Creación de nuevas especies

Creían que toda la vida era útil, y se sabe que desencadenaron intencionadamente la aparición de nuevas especies, y que llevaron la vida a miles de mundos que reclamaron como propios. Según El Embaucador, los Ancestrales lucharon una vez contra la raza de los C’Tan, obteniendo la victoria. Como consecuencia, los C’Tan supervivientes huyeron para evitar la ira de los Ancestrales.

Al paso de los Ancestrales por el cosmos, una serie de razas más jóvenes y fieras fueron apareciendo, entre las que se encontraban los Necrontyr, quienes se esforzaban en colonizar otros mundos.

Cuando los Necrontyr conocieron a los Ancestrales, vieron que éstos habían colonizado planetas con mucha más facilidad que ellos, y que tenían una longevidad inmensa muy parecida a la inmortalidad. Se sabe que los Necrontyr intentaron convencer a los Ancestrales de que les diesen el secreto de la vida eterna, pero estos se negaron. Esto animó un ardiente odio entre los Necrontyr, quienes sufrían a causa de sus enfermizos cuerpos afectados por su duro sol, y por las dificultades que hallaban al colonizar las estrellas.

En esta época, el imperio Necrontyr sufría las Guerras de Secesión, y las distintas Dinastías luchaban entre sí. El consejo gobernante conocido como la Triarca creía que un enemigo externo unificaría a su especie, y su enemistad hacia los Ancestrales les llevó a declarar la guerra a esta antigua raza.

La Guerra en el Cielo

La tentación del botín y de los secretos de la inmortalidad hicieron que los reinos separatistas se uniesen para librar un conflicto que se conoció como la Guerra en el Cielo. La envidia llevó a los Necrontyr a centrar su antigua civilización en el único objetivo de exterminar a los Ancestrales y a sus creaciones.

Terribles guerras siguieron estos sucesos, pero todo acabó demostrando que los Necrontyr eran incapaces de derrotar a sus enemigos. A pesar de su avanzada tecnología, se vieron superados tácticamente de forma constante, debido al uso de los Portales de la Telaraña por los Ancestrales. Finalmente, los Necrontyr fueron rechazados tanto que pasaron a ser una simple molestia para los Ancestrales, y fueron obligados a retroceder a las Estrellas del Halo, donde fueron olvidados. Este aprisionamiento duró siglos, mientras buscaban un arma adecuada que desatar sobre sus enemigos. Esta búsqueda les llevó a investigar sus propios soles, donde descubrieron antiguas entidades que habitaban y se alimentaban de ellos, a las que llamaron C’Tan, o Dioses Estelares en su lengua, y que usaron como arma contra los Ancestrales.

Mediante los C’Tan, los Necrontyr fueron transformados en la fría raza de máquinas conocida como los Necrones, y convertidos así en seres inmortales, quedaron libres de proseguir su venganza contra sus antiguos enemigos. Esta vez, el conflicto fue muy distinto de las anteriores guerras, pues el dominio de la Disformidad de los Ancestrales se enfrentaba a la supremacía en el universo material de los C’Tan.

Con el tiempo, los C’Tan empezaron a dominar la galaxia, mientras que los Ancestrales eran asediados en sus bastiones y las razas que habían creado eran entregadas como alimento a los Dioses Estelares. Mundos enteros ardieron, se extinguieron soles y Sistemas completos fueron devorados por los terribles C’Tan.

Durante la Guerra, se sabe que las legiones de Necrones penetraron en la Telaraña y asaltaron a los Ancestrales en todos los rincones de la galaxia. A pesar de su legendaria paciencia e implacabilidad, los Ancestrales empezaron a desesperar y a criar nuevas formas de vida, con una conexión aún mayor con la Disformidad para que pudiesen canalizar su poder psíquico en defensa propia.

Muchas razas guerreras fueron creadas así, entre ellas los Eldar, K’nib, Rashan y muchas otras. Otro de sus proyectos fue el desarrollo de la Humanidad, que en ese entonces no era más que una especie de bestias arborícolas sin un papel mayor en los planes de los Ancestrales.

Llevó milenios que estas nuevas creaciones estuviesen listas, y en ese tiempo los C’Tan y los Necrones extinguieron aún más vida en el cosmos. Según la leyenda Eldar, los Ancestrales habían creado un paraíso, que ahora era profanado por los C’Tan (llamados Yngir por los Eldar). Esta época es llamada por los Eldar la Guerra de los Dioses.

El fin de la guerra

Para cuando los Ancestrales pudieron reunir sus ejércitos, quedaban sólo unos pocos C’Tan con vida, pero mucha de la vida de la galaxia había sido extinguida ya.

Finalmente, las Jóvenes Razas de sangre caliente fueron desatadas e hicieron retroceder a los Necrones, pues el poder de la Disformidad es anatema para ellos. En respuesta, los C’Tan se unieron por primera vez en millones de años y comenzaron el Gran Plan para sellar el contacto entre el Inmaterium y el Materium, de forma que los poderes psíquicos de los Ancestrales quedasen para siempre destruidos.

Sin embargo, un efecto secundario aparentemente imprevisto de esta creciente actividad psíquica empezó a manifestarse en esta era, pues el sufrimiento de las Jóvenes Razas perturbó a la propia Disformidad e hizo que su energía informe empezase a concentrarse y que las antiguas entidades disformes se volviesen agresivas, volviendo el Empíreo un ambiente hostil.

A través de grietas en la realidad, las entidades de la Disformidad intentaron entrar en el universo material, lo que obligó a los Ancestrales a provocar la aparición de nuevas especies para defender sus últimos reductos.

Entre esta segunda oleada de creaciones se hallaban los duros Krork de piel verde, y los Jokaero imitadores de tecnología.

Sin embargo, era ya demasiado tarde, y su red intergaláctica fue rota y sus mayores obras y centros de poder fueron arrasados por los horrores de la Disformidad creados por sus propias creaciones. Entre las más insidiosas de estas entidades estaban los Esclavizadores, que dominaban las mentes de las Razas Jóvenes para crear portales que dieran paso a más de los suyos. La Plaga de los Esclavizadores fue el golpe de gracia para el reinado de los Ancestrales, que se dispersaron rompiendo para siempre su poder.

Los Necrones y C’Tan supervivientes tuvieron el placer de ver la caída de la civilización de los Ancestrales, aunque la paz no duró mucho. Los Necrones se rebelaron y destruyeron a los C’Tan, dividiéndolos en Fragmentos, en venganza por engañarlos para convertirse en seres sin alma, y después se retiraron a sus Mundos Necrópolis huyendo de los vengativos Eldar.

En el vacío de poder que siguió a la guerra, las creaciones menores de los Ancestrales, como la Humanidad, siguieron desarrollándose en formas imprevistas.

El dominio galáctico pasó finalmente a los Eldar que habían luchado junto a los Ancestrales.

Las leyendas siguieron hablando de los Ancestrales, y los cantores de runas del Mundo Astronave Kaelor cuentan que la Telaraña es una construcción de su antigua raza progenitora, que la usaba para viajar por las estrellas.

Se rumorea que el Arrasador Empático usado por el Líder Supremo Necrón Trazyn el Infinito podría estar fabricado con tecnología diseñada por los Ancestrales.

Información sacada de Wikihammer 40k

Anuncios

Un pensamiento en “Trasfondo: Los Ancestrales”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s